Datos personales

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de El Revisionista, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 17 de mayo de 2016

Sueños de seductor, un estudio.

  

INTRODUCCIÓN 


El trabajo que será expuesto en este blog contestará a las diferentes cuestiones de variada índole  en las que se verán representadas las características fílmicas de la película “Sueños de un seductor” y en consecuencia las  de su propio guionista, Woody Allen. Esta adaptación cinematográfica de una obra teatral que Allen presentó en Broadway con anterioridad, será estudiada por los miembros que componen este grupo de trabajo: Ana Palacios, Alfredo Lamas y Arturo Carmona.

“Sueños de un seductor” es una comedia/parodia/homenaje de los años 70 dirigida Herbert Ross. La parodia recrea la vida de uno o varios personajes empleando recursos irónicos para transmitir una opinión sobre esa persona o acontecimiento parodiado.

Los 70s en Estados Unidos marcan el final de una década marcada por: la guerra de Vietnam, un país cansado del sufrimiento y con ansias de libertad, la crisis económica, los inicios de la guerra fría, el caso Watergate, y la crisis petrolera; esto hace que la década resulte difícil para el país. Todo ello se verá reflejado en los géneros cinematográficos siendo así abundantes los blockbusters y el cine comercial.


SINOPSIS 

Allan Félix, un crítico de cine neurótico y cinéfilo empedernido, obsesionado con la figura de Humphrey Bogart, acaba de ser abandonado por su mujer objetando que se aburre con él porque es un mero observador de la vida.
Dick y Linda, una pareja amiga suya, intentan ayudar a Allan a superar la inestabilidad emocional en la que se encuentra tras su ruptura, incitándole a iniciar una nueva búsqueda de pareja sentimental y organizándole varias citas a ciegas con algunas de sus amigas que podrían encajar con la personalidad de Allan.
Tras varios años de relación estable, Allan tiene miedo a ser rechazado de nuevo y se siente incapaz de conocer a nuevas chicas mostrándose tal como es. 
Bogart, con fama de gran seductor, que ejerce de amigo invisible de Allan, se convierte en el guía que inspira los encuentros con las nuevas mujeres a las que pretende seducir.
Tras varios intentos fallidos intentando emular a su héroe cinematográfico, Allan se enamora de Linda, la mujer de su amigo, la cual ha estado junto a él apoyándole en todo momento y no se encuentra en el mejor momento de su matrimonio, iniciando así, un nuevo conflicto interior en donde los sentimientos desleales hacia la amistad, la imposibilidad de expresar sus sentimientos y la presión que ejerce Bogart sobre él, le llevaran a vivir una serie de situaciones llenas de humor y enredos que desembocan en un final que homenajea el desenlace de la película “Casablanca”, protagonizada por su ídolo, Bogart.





ESPACIO FÍLMICO



La película se desarrolla en algún lugar de los Estados Unidos cerca del mar, dado que el trío decide ir a pasar un fin de semana a la playa, pero no se especifica dónde exactamente. Hay gran variedad de localizaciones tanto interiores como exteriores. Pero vamos a centrarnos en las principales en las que se desarrollan los actos más importantes, sobre todo la casa de Allan:
  • La casa de Allan: Es una casa decorada acorde con el personaje. Las paredes están llenas de posters de películas, ya que Allan es un cinéfilo que escribe críticas de películas para revistas. Toda la casa está decorada con objetos del mundo del  cine (un proyector, rollos de películas,etc.)  La casa está llena de estanterías con libros, dejando ver que es un personaje de nivel intelectual alto. En toda la casa reina el desorden, lo cual encaja bastante bien con su personalidad. Y tiene un apartado en el que hay un tocadiscos con una estantería llena de discos musicales.






  • La casa de Linda y Dick: Es todo lo contrario, una casa organizada y decorada con buen gusto. Representa a un matrimonio clásico que llevan tiempo juntos y con una relación estable.
  • El cine: Esta localización, aunque solo aparezca al principio es importante, porque es dónde se ve la gran admiración que Allan siente hacia Bogart mediante numeros gestos y expresiones. También es importante porque la película que Allan está visionando (Casablanca) está relacionada con trama principal de la película, "un trio amoroso".
  • La discoteca : Localización en la que se manifiesta la inseguridad de Allan hacia las mujeres. Es una discoteca ambientada con las características y la música psicodélica de los años 70.
  • El aeropuerto: Localización de gran importancia para el desenlace de la película. Es una copia del desenlace de la película "Casablanca" en la que Allan se libra de su conflicto y además de una forma de la que siempre había deseado actuar.
          Esta película tiene una manera muy intersante de recrear los espacios. Contiene planos de seguimiento muy largos de duración, pudiendo visionar claramente el espacio reproducido y abundancia de montaje interno. También cabe destacar los lugares y situaciones que imagina Allan, cuando busca alguna posible solución que le librase de los remordimientos de haber engañado a su mejor amigo con su mujer. Estas situaciones son todas muy surrealistas y cómicas, realizadas en localizaciones que van acorde a la situación.





ACCIÓN DRAMÁTICA



La trama de la película es sencilla, propia del género de la comedia, y con ella Allen, en clave de humor, hace un homenaje a la película de Casablanca y a la figura de Humphrey Bogart.
La trama de la película podría ser: Allan Felix, un crítico de cine un tanto peculiar y obsesionado con Bogart, es abandonado por su mujer y, ante el vacío que le deja ésta, emprende una búsqueda de pareja sentimental siguiendo los consejos del propio Bogart y de sus amigos Dick y Linda.

La trama sigue una línea de acción principal que se nutre básicamente de otras dos subtramas, que a su vez se integran en la principal, una marcada por la historia de Dick y Linda, los amigos de Allan, y otra subtrama marcada por la historia que ocurre en la película de Casablanca, así como también, pequeños retazos de la vida de otros personajes que aparecen en la historia, pero que no llegan  a ser ni subtramas, como, por ejemplo: la vida que Allan imagina que está haciendo su mujer ahora que ya no está con él.

El tipo de trama que se desarrolla en la película podría considerarse una mezcla de varios tipos:
-       Amorosa: el protagonista busca el amor.
-    Triángulo amoroso: en un momento concreto se forma un triángulo amoroso aunque unos de sus integrantes (Dick) no sea consciente de ello.
-       Conversión: hay una evolución psicológica del personaje principal, así como, de sus sentimientos.
-       Sacrificio: Allan se sacrifica en honor a la lealtad y a la amistad en el desenlace de la historia.

La película sigue una estructura narrativa clásica dividida en tres actos:

-        Primer acto: Hay una pequeña introducción, donde se nos muestra un extracto entero de la película Casablanca, siendo vista por Allan en el cine.
La película empieza detonada mostrándonos directamente el conflicto al que se enfrenta el protagonista: el vacío que le ha dejado el abandono de su mujer, Nancy, y el no saber como va a superar su ausencia.
Por lo tanto nos encontramos, ante un conflicto del tipo personaje contra sí mismo, donde el protagonista de la historia se enfrenta a su propia forma de ser.
Dick y Linda, amigos íntimos de Allan se disponen a ayudar al deprimido y neurótico protagonista, incitándole a que conozca a nuevas mujeres.

El primer punto de giro de la acción se da cuando ante la resistencia inicial de Allan ante la inseguridad que siente por miedo a ser rechazado de nuevo por alguna mujer, acepta por fin, tener alguna cita a ciegas organizada por sus amigos, que no con pocas dificultades ejercen de “celestinas” escogiendo de entre sus amigas a alguna que pueda compaginar con la personalidad del obsesivo Allan.

-     Segundo acto: Allan emprende un tormentoso camino de citas fracasadas buscando en la personalidad de Humphrey Bogart el secreto para convertirse en un conquistador irresistible para las mujeres, y siguiendo los consejos que el propio Bogart le da, apareciéndosele como un fantasma, cada vez que necesita de su ayuda.
En este camino cuenta también con el gran apoyo de sus amigos, sobre todo de Linda, muy comprensiva y paciente con él y con la que pasa la mayor parte de su tiempo y a la que cuenta todos sus problemas.
Linda atraviesa un momento malo en su matrimonio, ya que Dick, debido a su trabajo, no la presta toda la atención que debiera.

El segundo punto de giro de la acción se produce cuando Allan se da cuenta de que se está empezando a enamorar de Linda, con la que puede mostrarse tal y como es, sin ningún tipo de artificio.

-          Tercer acto: En este acto se produce el clímax de la historia.
Allan ve por fin que la posibilidad del amor se encuentra al lado de él. Y, es entonces cuando se inicia un conflicto en el que Allan se debate entre la amistad, los sentimientos desleales, la presión de Bogart, el recuerdo de Nancy, su ex mujer, y el lio de expresar lo que está sintiendo. Todo esto desemboca en una serie de situaciones absurdas y divertidas que marcan el desenlace de la historia al más puro estilo de Casablanca.

Apuntamos una conversación, que sin querer desvelar el final de la película, revela el desenlace:
Allan: - Linda te comprendo de verás.
Linda: -¿Seguro? ¿No lo dices sólo para facilitarme las cosas?
Allan: - No, lo digo porque es verdad. Ambos sabemos que tú perteneces a Dick. Eres parte de su trabajo, lo que le hace seguir viviendo. Si ese avión despega y tú no estás a su lado, te arrepentirás. Tal vez hoy no, ni mañana, pero si muy pronto y para el resto de tu vida.
Linda: - Esto es muy hermosos.
Allan: - Es de Casablanca. Toda mi vida he estado esperando decirlo.

PERSONAJES



  • Allan Felix (Woody Allen).

Bajito y con gafas, aprehensivo, neurótico, obsesivo, iconólatra, complicado, nervioso, cándido, frágil, leal, legal e inseguro (entre otras características).

Allan es un intelectual, crítico de cine y un soñador que disfruta muchísimo con las historias impresas en celuloide, sobre todo, si las protagoniza Bogart, su ídolo.

Allan ve como su vida da un vuelco, al ser abandonado por su mujer, y pasa de ser, probablemente feliz a estar deprimido y solo.

Es un cinéfilo empedernido y su casa, que así lo atestigua, está decorada con tipo de carteles y objetos que hacen referencia a sus películas predilectas.

Está obsesionado con la figura de su héroe cinematográfico, Humphrey Bogart, y Allan, que es como un adolescente inseguro que se bloquea ante las mujeres, aunque se siente muy lejos del potencial seductor de su ídolo, toma a su ídolo como consejero cuando inicia su periplo de conquistas y le imita en sus encuentros. Aunque esta imitación será la base de sus fracasos. Allan sufrirá una transformación a lo largo de la película, aprendiendo que en el proceso de la conquista a mujeres, todo es más sencillo si uno se muestra tal y como es.

  • Linda (Diane Keaton).

Casada con Dick y amiga íntima de Allan.

Es una mujer bella, comprensiva, dulce, intelectual, con baja autoestima, hipocondriaca,  y que empatiza con Allan sin ninguna dificultad.

Aunque adora a su marido, siente que éste últimamente no la presta mucha atención.
Pasa mucho tiempo con Allan, haciéndose compañía, ayudandole a salir del pozo depresivo en el que está, por eso, termina enamorándose de él.

No abandonará a su marido cuando Allan, al final, es capaz de declararle su amor y pasan una noche juntos.

  • Dick (Tony Roberts).

Amigo íntimo de Allan y marido de Linda.
Alto y guapo. Hombre de finanzas que se pasa todo el día trabajando y colgado del teléfono y cuya mayor preocupación es sentirse localizable en cualquier lugar a donde se dirija (lo que provoca situaciones muy cómicas).

Debido a su obsesión por el trabajo está descuidando la relación con su mujer.

Al final de la película se da cuenta de que como no cambie podría perder a su mujer y que necesita tenerla más presente en su vida.

Sabe que su mujer y su amigo pasan mucho tiempo juntos, pero en ningún momento sospecha, ni por asomo, que los dos puedan estar empezando a enamorarse y puedan serle infieles juntos.

  • Humphrey Bogart (Jerry Lacy)

Humphrey Bogart es el héroe cinematográfico de Allan.

Bogart, parodiado y homenajeado con gabardina con los cuellos vueltos y sombrero echado hacia un lado, ejerce de amigo invisible de Allan. Cada vez que éste le invoca, aparece y ejerce de amigo invisible resabiado que le da consejos sobre como conquistar a las mujeres, pero en vez de ayudarle, le empuja hacia el desastre en sus citas.

Extracto de la última conversación mantenida entre Allan y Bogart:
Bogart: - Bueno, creo que ya no vas a necesitarme más. No hay nada que yo no pueda decirte que tú ya no sepas ahora.
Allan: - Creo que es cierto, el secreto consistía en no ser tú sino ser yo. La verdad es que tú...No eres muy alto y sí bastante feo...Pero, yo soy también bastante bajo y feo como para tener éxito por mí mismo.
Bogart: - Te deseo suerte, muchacho.

  • Nancy (Susan Anspach).

Ex mujer de Allan.
Hermosa, decidida y con ganas de disfrutar de la vida.

Abandona a su marido alegando que se aburre con él porque es un mero observador de la vida y ella está deseosa de experimentar el contacto con los demás y no dejar ver la vida pasar.

La película empieza cuando Nancy ya ha abandonado a Allan y éste recuerda mediante flashbacks de qué modo le abandonó para regocijarse en su propio dolor.
En otro momento de la peli, Allan imagina como será la vida de Nancy ahora que ya no vive con él.
Mantienen un encuentro fugaz y amistoso cuando se encuentran en una tienda. En ningún momento Nancy hace ademanes de querer volver a estar con él.



  PLANIFICACIÓN Y MONTAJE



  • Estrategia (suspense, sorpresa o imprevisto, humor, anticipación...)
Aunque es una película de humor y encontramos detalles en el montaje que lo evidencian, el trasfondo nos deja el sabor de estar ante una película descriptiva en la que aunque este contada de forma humorista, de lo que nos habla la película realmente es de la soledad y la necesidad de estar en compañía de una persona a la que quieres. Es por ello que el montaje es de acompañamiento elegante para resaltar estrictamente la acción de los personajes que es la que realmente nos da este tono humorístico. Es por ello que no encontramos clichés típicos de un montaje humorista.

  • Composición de secuencias.
Cabe destacar el montaje en paralelo que transcurre durante toda la película entre Woody Allen y Linda por una parte y el marido de linda por la otra. Esto refleja la distancia que hay entre Linda y su marido por el abundante trabajo de éste lo que será un aliciente para que el espectador vaya asimilando una de las subtramas importantes en la narración que es la aparición progresiva de esa atracción entre Linda y Woody Allen.
El resto del montaje está elaborado de forma lineal ya que no encontramos ningún flashback ni flashforward, aunque si se usa el recurso de las visiones de Allen en ocasiones para recordar hechos, por ejemplo, se le aparece en la habitación su ex mujer y le dice los errores que tenía como marido, se le aparece muy a menudo Humphrey Bogart  de Casa blanca para aconsejarle cómo actuar con las mujeres etc…

  • Tipo de montaje. Ritmo.
En el montaje de toda la película abundan los planos generales que no suelen pasar de planos medios o incluso planos americanos, es por ello que decimos que es un montaje descriptivo. El tiempo entre planos es bastante largo ya que se usan muchos travellings y paneos de cámara por lo que posee un ritmo no demasiado rápido.

  • Découpage de una secuencia o escena*
Minuto 52:10 Escena en la que Allen intenta conquistar a Lynda, la mujer de su mejor amigo.



BANDA SONORA


  • Tratamiento de los diálogos. (planos sonoros; voces características...)
El encabalgamiento en los diálogos permite al espectador en la película relacionar unos planos con otros y hacer más fluida la narración.
Podemos distinguir dos formas diferentes de dialogo en la película que pueden inducir a una mayor agilidad narrativa y de rítmica vivaz, o por el contrario una forma más descriptiva de los hechos y en consecuencia, de menor agilidad dramática. La sensación descriptiva y sosegada la encontramos ante los diálogos establecidos entre el protagonista (Woody Allen) y los coprotagonista quienes le conocen bien y le ayudan en su problemática. La sensación de agilidad, en cambio, la percibimos en los diálogos establecidos entre el protagonista y el resto de personajes a los cuales no conoce, en este caso, las mujeres a quienes se va presentando, los diálogos acogen entonces el nerviosismo y la inquietud dejando salir la torpeza del personaje provocando así la risa en el espectador.

  • Ruidos y efectos sonoros.
La película se basa en la cotidianeidad, por lo que todos los efectos sonoros o de colchón que refuerzan a los diálogos se verán estrechamente relacionado con labores habituales de la vida. El tinte humorístico de la película provoca también la necesidad de utilizar ruidos que reflejen la torpeza del personaje (tirar los cubiertos, tropezarse etc…)

  • La música. Diegética y no diegética. Contexto histórico y geográfico.
El film utiliza principalmente el recurso de la música diegética mostrando así lo cotidiano aunque en determinadas ocasiones escucharemos música extradiegética con motivo de un momento de misterio entre otros…
Entre el repertorio utilizado cabe destacar la música que Woody Allen pone en el tocadiscos de su casa, Oscar Peterson, pianista canadiense de swing y be bop englobado en un ámbito más clasicista y de “estándares” del género. También encontramos música diegética en las escenas de bares, predominando el rock de los 70s. Ésta es la época en la que se ubicada la película. Los estados unidos sufren un boom musical en donde encontramos a la cabeza el rock psicodélico y de evasión que se entrelaza con el mundo de las drogas y la tendencia hippie.

  • Integración en la imagen. Continuidad.
El efecto más fluido con respecto a la imagen para insertar un tema o efecto musical, es utilizar los elementos diegéticos ya que están íntimamente reaccionados con la acción que están realizando los personajes y permite complementar de forma lógica la narración. Los elementos extradiegéticos utilizados en “Sueños de un seductor” son pocos, pero estos son usados con total sutilidad y en momentos concretos en los que la acción pide de este recurso como por ejemplo en la escena en la que Woody Allen queda con una ninfómana.

ESTILO VISUAL



Hay variedad en el tratamiento de las localizaciones. La casa de Allan tiene una iluminacion de clave alta, teniendo en cuenta que es un personaje cómico. Sin embargo, cada vez que se le aparece Bogart, la iluminación cambia a dura marcando así, los rasgos de ambos y dando a Bogart más presencia de tipo duro. 
Hay una predominancia del color amarillo y de los colores claros pastel característicos de las comedias. En cambio, en las escenas en las que Allan habla con Bogart, los colores se vuelven más oscuros, dando así al espectador una sensación de estar viendo una de las cinematográficas escenas de "Casablanca".





  
Se hace uso de máquinas de humo para simular efectos de niebla como puede ser en la escena del aeropuerto con el fin de imitar el final de "Casablanca".

Al ser la historia de una vida cotidiana, las composiciones son las más cómunes de los diálogos. Hay una gran abundancia de planos contraplano y de todos los tamaños. Son más grandes cuando el director se quiere acercarse más a los personajes. En todos estos contraplanos hay uno master (o general) por el que se pasa de vez en cuando para ubicar al espectador.

Tambien hay planos generales de seguimiento de los personajes, lo que hace dar dinamismo a la historia. Se puede decir que la película tiene un estilo naturalista, con unas angulaciones de cámara muy naturales y equilibradas que no crean ningun tipo de tensión o desestabilidad.
 





CONCLUSIONES
  • Género en el que clasificamos la película.
Se podría clasificar como comedia por su tinte humorístico e irónico en los diálogos. También posee el género de cine dentro del cine ya que Woody Allen interpreta el papel de un crítico de cine.

  • Continuidad y ritmo.
Es una película que a pesar de tener un montaje con planos largos, amplios y descriptivos que fundamentalmente convergen en un ritmo lento, se hace fluida, debido al tono humorístico y la acción de los personajes.

  • Novedad, originalidad.
El tono irónico que se le da al tratamiento del humor por parte de Woody Allen comenzó siendo una gran novedad por los años 60s y 70s lo que hizo de él uno de los directores de cine de humor más relevantes de la época.

  • Opinión personal
Es muy interesante  el tratamiento del humor anteriormente citado ya que ofrece al espectador un punto de vista diferente. Es un claro ejemplo de cómo hacer un montaje fluido sin necesidad de tener que ser dinámico y sin ello implicar que el espectador se aburra.

FICHA TÉCNICA 


Título
“Sueños de un seductor”
Título original
“Play it again, Sam”
Año
1972
Duración
87 minutos
País
Estados Unidos
Director
Herbert Ross
Guión
Woody Allen
Música
Billy Goldenberg
Fotografía
Owen Roizman
Reparto
Woody Allen, Diane Keaton, Tony Roberts, Jerry Lacy, Susan Anspach, Jennifer Salt, Allelon Ruggiero, Joy Bang, Viva, Diana Ávila, Susanne Zenor
Género
Comedia
Productora
Paramount Pictures


“Sueños de un seductor” es la adaptación cinematográfica de la obra homónima que Woody Allen escribió y representó junto a Diane Keaton y Tony Roberts (mismos actores que en  la película) en Broadway con mucho éxito,  llevada a la pantalla por el director Herbert Ross a petición del propio Allen.

Aunque la película no haya sido dirigida por Woody Allen, ésta es completamente alleniana, por la manera en que se trata y ambienta la historia y porque el guión y el protagonismo de la historia es suyo. Woody Allen en esta película interpreta a un tipo de personaje que más tarde le caracterizará y profundizará en él en gran parte de sus películas, marcando así, un antes y un después en su carrera y, por ello, y sin menospreciar al director del film (creador de películas como “Footloose” (1984) y “Magnolias de acero” (1989), entre otras), nos parece más interesante para nuestro trabajo adentrarnos en la filmografía de Woody Allen.
 Extraido de http://sueñosdeunseductor.blogspot.com.ar

miércoles, 11 de mayo de 2016

Risas Woody risas, número 20.

sigamos riéndonos...



 
 
 
Extraído de Woody Allen 1
Un libro de humor
Editorial Nueva imagen, 1980

jueves, 5 de mayo de 2016

Woody: "Soy un dinosaurio"


Cerca de cumplir 80 años, el director norteamericano continúa filmando una película por año y, por estos días, sumó una serie para Amazon; el jueves llega a la Argentina Hombre irracional, su película número 45.


Diego Batlle
PARA LA NACION

Woody Allen, un director tan prolífico como agudo
Un director tan prolífico como agudo (Foto: Archivo)
Si Woody Allen construyó, tanto dentro como fuera de la pantalla, un estilo de persona(je) bastante fóbico y torturado, ya es tiempo de desmitificar esa imagen. En la entrevista a solas con La Nación en una suite del tradicional y lujoso Hotel Martinez de Cannes, el director, guionista y actor neoyorquino ratificó que es un verdadero experto en las relaciones públicas y que, con casi 80 años, es capaz de sostener la sucesión de reportajes con un profesionalismo, simpatía y dedicación que muchos jóvenes colegas envidiarían.
 

Cuando recibe a este cronista (es nuestro cuarto encuentro en Cannes) ya tiene su speech introductorio preparado: "Quiero decirle que la mejor película extranjera que vi en el último año es argentina: Wild Tales (Relatos salvajes). No sólo es una notable muestra de talento narrativo sino que además rompe con los estereotipos que los norteamericano tenemos respecto del cine de Argentina o Brasil, que debería ser seductor, pintoresco, romántico. No hay tango, ni escenarios llenos de colores ni ninguno de esos clichés ligados al exotismo. Sé que Buenos Aires en varios sentidos es más europea que latinoamericana y esa fuerza cosmopolita se percibe en algunos de los episodios urbanos del film de Szifron, a quien he felicitado públicamente cuando estuvo nominado al Oscar".

Tras ese prólogo pensado para un medio argentino, Woody propone pasar, claro, a su obra y, más precisamente, a Hombre irracional, su 45º largometraje y 13º que estrenó en el Festival de Cannes desde que en 1979 presentara allí Manhattan. El film -que el próximo jueves 1º de octubre se lanzará en los cines locales- reunió a Allen con Emma Stone y Parker Posey y significó su primer trabajo con Joaquin Phoenix como protagonista.


Hombre irracional es de esas películas en apariencia ligeras, pero con un sustrato decididamente oscuro y pesimista. Debajo de la gracia de sus gags, del tono liviano con que se retrata la dinámica de un campus universitario, de la sonrisa encantadora de Stone o la locura salvaje de Posey y de los hermosos paisajes de Newport fotografiados en pantalla ancha por el talentoso Darius Khondji, se esconde una película ácida y perturbadora sobre la condición humana y el sentido de la vida.


Plagada de referencias intelectuales (desde Heidegger hasta Dostoievsky, pasando por Kant, Freud y la dupla Sartre-De Beauvoir), Hombre irracional tiene como perfecto antihéroe a Abe Lucas (Phoenix), un profesor de filosofía alcohólico, traumado, depresivo y en plena crisis creativa que llega a una universidad de Rhode Island, donde no tardará en despertar un interés cercano a la obsesión por parte de una de sus alumnas (Stone) y de una colega casada (Posey).

Hombre irracional arranca como una previsible comedia de enredos amorosos, pero da una decisiva vuelta de tuerca cuando trabaja sobre una de las cuestiones favoritas de Allen: el crimen perfecto.


Stone y Phoenix reciben órdenes del director durante el rodaje de Hombre irracional
Stone y Phoenix reciben ordenes en "Hombre irracional".


"Mis héroes de siempre eran grandes escritores como Eugene O'Neill, Tennessee Williams o incluso Ingmar Bergman, pero a nadie le interesó cuando traté de seguir esa línea. Nunca quise ser comediante, pero me fueron empujando y nunca más pude salir", dice el prolífico realizador.


-Nunca se muestra demasiado eufórico con los resultados de sus películas ¿Por qué es tan exigente consigo mismo?

-En verdad soy bastante haragán cuando trabajo. Estoy muy lejos del perfeccionismo de (Martin) Scorsese o (Steven) Spielberg. Uno siempre quiere hacer El ciudadano o Ladron de bicicletas, pero eso nunca ocurre. Ya no quiero frustrarme más. Me conformo con tener continuidad de trabajo porque filmar sigue siendo una opción bastante mejor que otros oficios. Con Match Point estuve bastante cerca de conseguir lo que quería, y lo mismo ocurrió con Crímenes y pecados, que justo son dos películas con claras conexiones con Hombre irracional en la exploración de los dilemas morales, la muerte o la culpa.

-¿Cómo es su dinámica de trabajo para mantener este nivel de productividad con casi 80 años?

-Mantengo una rutina que me cierra. En principio vivo anotando ideas todo el tiempo. A veces mientras almuerzo se me ocurre algo y la escribo en una servilleta. Todas mis anotaciones van a parar a un cajón y cuando tengo que escribir un guión reviso ese material acumulado. Como la plata de los inversores siempre está no tengo que preocuparme por eso. En invierno escribo y filmo en verano porque los chicos no van a la escuela y pueden venir con nosotros a París, a Barcelona o a otra ciudad de Estados Unidos. En el medio preparo, edito o promociono las películas. Es como una rueda que no para nunca.

-¿Y el proceso de elección de los intérpretes cómo es?

-Mi directora de casting, Juliet Taylor, lee el guión y dos días después me trae una lista de 5, 10 o 20 intérpretes para cada papel. Me dice: "El protagonista podría ser Joaquin Phoenix". Yo no tengo idea quién es, pero me trae los videos de Paul Thomas Anderson, los veo y luego apruebo o rechazo. En este caso, me gustó. Y cuando me llevo bien con alguien suelo repetir, como ocurrió con Scarlett Johansson o ahora con Emma Stone, que es como una nueva Diane Keaton con una impronta de estrella clásica. A veces escribo el guión con el actor o la actriz ya en mente, que es lo mejor, pero muy pocas veces ocurre.

-Usted dijo alguna vez que el mayor logro de su carrera es que jamás le mostró un guión a un financista ¿Se siente entonces como el director más independiente del mundo?

-Es así. Siempre digo que lo único que me separa de la genialidad soy yo mismo. Nadie me dice qué hacer. Nadie lee los guiones. Nadie me dice quién tiene que trabajar en cada película. Si yo esta noche decidiera hacer una película en blanco y negro sobre maestros rusos, podría filmarla sin problemas. Conmigo jamás van a perder fortunas como en esos proyectos carísimos y delirantes de Hollywood. Confían en que hago películas de presupuesto bajo, las entrego en tiempo y forma, ayudo a promocionarlas. No genero demasiado riesgo. Algunas son mejores, otras peores, pero generalmente dan ganancia. Si alguna pierde, es un monto insignificante para los cánones actuales. Cuando alguien por ejemplo de Argentina compra una película mía a veces ni siquiera la ha visto: compra mi nombre. Soy una marca. Por suerte ya no tengo que ir a los estudios. Cuando empecé trabajé con United Artists u Orion me respetaron. Pero desde hace años me manejo con inversores privados. Pongo todas las condiciones. Algunos aceptan y otro no porque quieren opinar en las decisiones artísticas y no ser sólo banqueros.

-Su próximo film será el primero que hará íntegramente con tecnología digital ¿Cómo se siente frente a semejante cambio?

-Soy un dinosaurio. No cambio fácilmente. Piense que uso la misma máquina de escribir de toda la vida para redactar mis guiones. Pero el director de fotografía de mi nueva película, el italiano Vittorio Storaro, me convenció. El tiempo ha llegado, no tiene sentido resistir más, no podés ir contra el futuro, que en verdad ya es el presente. Hace tiempo acepté abandonar la moviola y editar en la computadora, lo que me permitió montar una película en apenas 6 o 7 días. También me di cuenta de que la proyección digital es muy linda, casi igual que en 35mm. Pero nunca filmé en digital. En la próxima entrevista le cuento cómo me fue con Jesse Eisenberg y Kristen Stewart.

-Se lo nota incansable ¿Piensa a veces en dejar de dirigir?

-Por el momento no, mientras tenga lucidez seguiré. Mis padres vivieron hasta muy viejos, pero no hay garantías. Disfruto el proceso, sigo teniendo ideas -no todas originales- que justifican un film. No pienso parar hasta que mi salud indique lo contrario o dejen de darme plata para filmar. Y si ya no hay productores en cine, puedo pedirle más dinero a Amazon. O a Netflix. (risas).
Entra la asistente de Woody, espera a que termine la frase y dice que el tiempo acordado para la entrevista ha expirado. Pero Allen se extiende para una reflexión más: "No me interesa en absoluto cómo es la industria del cine hoy con sus blockbusters de acción, sus sagas, secuelas y remakes, adaptaciones de comics, acumulación de superhéroes y esa obsesión enfermiza por la taquilla. Para mí el cine es el que me legaron maestros europeos como Truffaut, Godard, De Sica o Fellini. Un arte hecho con amor. No una actividad industrial y mercantil. Ojalá alguna vez vuelvan aquellos tiempos esplendorosos".
Ahora sí ese mito viviente que es el director de Annie Hall, Zelig y Blue Jasmine extiende la mano y se despide con una sonrisa y la amabilidad de siempre. La simpleza y la generosidad de los verdaderamente grandes.

"No uso computadora y no sé lo que es un streaming"

Cuando Woody Allen anunció hace unos meses que haría una (mini)serie para Amazon toda la industria se sorprendió ¿Ver a Woody en una tablet? El director se comprometió a escribir y dirigir seis episodios de media hora cada uno y ahora -admite- se siente bastante perdido.
"Acepté porque era una propuesta muy lucrativa y me dejé tentar. Creía que iba a ser fácil, pero me está costando mucho terminar de escribir la serie. No son capítulos independientes sino una única historia dividida en seis partes con una continuidad. Tienen un inicio, un desarrollo y un final, así que veo difícil que haya una temporada dos o tres", dice entre risas.
"No veo series, no uso computadora y no sé cómo se maneja el streaming. Sólo sé que para una laptop o una TV no necesito conseguir imágenes tan bellas como en cine. No voy a usar un lente anamórfico porque nunca se verá en una sala. Tengo que lograr que se vea bien y listo. Espero no decepcionar a la gente de Amazon".


Extraído de la pagina oficial del Diario La Nación de Argentina: http://www.lanacion.com.ar/1831199-woody-allen-soy-un-dinosaurio

"La nostalgia es una trampa", por Woody Allen.


El cineasta habla de “Magia a la luz de la luna”, comedia romántica, en la que Colin Firth es un ilusionista cuya creencia en el mundo empírico se pone a prueba por el personaje de Emma Stone, que dice ser una médium. 
 

Señor director  Allen, entre Emma Watson y Colin Firth. Estrena una película por año./ energia entusiasta
Woody junto a Emma Watson y Colin Firth

Este café de la calle Westminster, en Providence, en el estado de Rhode Island, que fue escenario para una próxima película de Woody Allen, parecía una extravagante ilusión escénica, rodeado de grandes pantallas que apuntaban su luz hacia el restaurante a la vez que ocultaban cualquier acción en su interior de los observadores de afuera.

Con el tiempo, Allen levantará el telón sobre ese acto en particular, protagonizado por Emma Stone y Joaquin Phoenix. Pero por el momento el prestidigitador lo mantiene escondido, y sale de sus barreras protectoras sólo para hablar de otro filme, Magia a la luz de la luna. Escrita y dirigida por Allen, esta comedia cuenta la historia de un mago de la década de 1920 (interpretado por Colin Firth), cuya seria creencia en el mundo empírico es puesta a prueba radicalmente por una atractiva mujer más joven que él (Stone), que dice ser una médium.

Artificios e incertidumbre han sido constantes en la obra y la vida de Allen. Magia a la luz de la luna es la más reciente de sus películas que muestra su fascinación por los comienzos del siglo XX y propone un campo filosófico donde las fuerzas de la racionalidad y la espiritualidad pueden presentar batalla entre sí, si bien no es ningún secreto a favor de qué lado está el autor.

“Soy como Blanche DuBois”, dice Allen, de 78 años, sentado sobre una conservadora de hielo en una playa de estacionamiento fuera del café, aludiendo al personaje de Un tranvía llamado Deseo. “Espero que haya cierta cantidad de magia en la vida. Desafortunadamente, no hay suficiente. Hay pocas cosas, esporádicas, que uno podría considerar mágicas. Pero la mayor parte es realidad gris.” Esos comentarios pueden simplemente reflejar el escepticismo cómicamente abrumador de Allen, dueño de un gran poder para manejar sus palabras, ficcionales y de las otras.

Pero las opiniones también pueden aplicarse al alboroto de los meses recientes, en los que el realizador hizo frente a acusaciones que él podía haber supuesto terminadas; y a la realidad que Magia a la luz de la luna podrá comprobar en cuanto a que el público de Allen haya o no desaparecido.

La magia -forma que ha trabajado a favor de él- ha aparecido en sus películas con diversos pretextos, ya sea abiertamente, en películas como Scoop (el filme de 2006 en el que interpretaba a un inseguro aspirante a Houdini), o de manera indirecta, como en la comedia La rosa púrpura de El Cairo (en la que el personaje de una película sale de la pantalla para entrar en la vida real).

Allen cuenta que en su adolescencia la magia lo obsesionaba y que aprendía trucos con cartas, hacía prestidigitación e incluso llevaba todo eso a cabo ante públicos reducidos. Pero, dado lo que él llama “mi personalidad criminal innata”, aclara que “me interesaba ser apostador, embaucador con cartas, embaucador con dados”.

“Apuntaba a una vida al borde del crimen”, agrega. Letty Aronson, hermana de Allen y productora de larga trayectoria, dijo en el set que el interés precoz de su hermano en la prestidigitación era un signo de que era “muy, muy observador de las pequeñas cosas que pasan en la vida cotidiana”.

Pero también había un lado travieso en el acto de magia de Allen. Aronson recuerda que cuando le preguntó el secreto de un truco determinado con un cuchillo, “él me dijo: ‘si me das 5 dólares, te lo vendo’. Así que le di los 5 dólares. Nunca me dio el cuchillo y todavía no sé cómo lo hacía.” Como cineasta, Allen ha sido un escéptico manifiesto acerca del mundo más allá de lo perceptible, tan seguro de que no hay fundamento alguno para eso como lo está de que semejante fe no podría nunca arraigar en él, aunque conserva cierta fascinación por quienes la tienen.

“Pero si sos ese tipo de persona a quien le resulta difícil decepcionarse -aun cuando sea tentador creer lo otro-, entonces estás destinado a eso -explica-. Hay una cantidad abrumadora de lógica y evidencias de que todos somos víctimas de un trato desfavorable.” También cierta vena escapista podría explicar el frecuente retorno de Allen a representaciones agradables de las décadas previas a la Segunda Guerra Mundial, ambientación no solamente de Magia a la luz de la luna sino también de Días de radio, Disparos sobre Broadway (la película y también el musical de Broadway), Zelig y otras. Allen dice que esa aparente preferencia era más bien pragmatismo -la época más lógica para que ocurrieran esas historias- y también que no era una persona nostálgica. “La nostalgia es una trampa”, agrega. “Es una sustancia placentera, pegajosa, como la miel, en la que caés.” Aronson, la hermana, afirma que Woody no tenía deseos de vivir en el pasado. “Créanme, no podría vivir en aquellos días sin aire acondicionado”.

A Allen no se le ocurre la idea de concluir su carrera, que describe como una obra que mezcla fantasía con vacaciones.

“Llegás, a la mañana, y hay mujeres como Scarlett Johansson y Emma Stone con las cuales te pasás meses enteros”, dice. “Son encantadoras, son hermosas, son talentosas. Los tipos, como Colin, como Joaquin, son grandes a más no poder. Son fascinantes.” Si algún día simplemente se quedara sin ideas, Woody Allen comenta que todavía podría apoyarse en su vieja habilidad como prestidigitador.

“Probablemente pudiera trampear a algunas viejas para quitarles su pensión, si tuviera que hacerlo”, finaliza.


Traducción: Román García Azcárate

 Extraído de http://www.clarin.com/extrashow/cine/nostalgia-trampa_0_1226877468.html