Datos personales

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de El Revisionista, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

lunes, 24 de febrero de 2014

Falsa acusación.





Carta de Woody Allen sobre falsa acusación en su contra

by Gerónimo Elortegui



Hace veintiún años, cuando escuché por primera vez que Mia Farrow me había acusado de abuso sexual infantil, encontré la idea tan absurda que no le di importancia. Estábamos en medio de una terrible separación, con gran enemistad entre nosotros y una batalla por la custodia de los niños.

La evidente malevolencia me parecía tan obvia que ni siquiera contraté un abogado para defenderme. Fue mi abogado relacionado con el negocio del espectáculo quien me dijo que Mia estaba llevando la acusación ante la policía y que necesitaría un abogado criminal.
Inocentemente pensé que la acusación sería desestimada porque claro, no había abusado sexualmente de Dylan y cualquier persona racional podría ver el ardid. El sentido común prevalecería. Después de todo, yo era un hombre de 56 años que nunca había sido –y que nunca volvió a ser- acusado de abuso sexual infantil. Había estado con Mia durante 12 años y en ese tiempo ella nunca me sugirió siquiera algo parecido a una falla en mi conducta. De repente, luego de conducir hasta su casa en Connecticut una tarde para visitar a los chicos por unas horas, estando en la casa de mi furiosa adversaria, con una docena de personas presentes y en las primeras etapas felices de una nueva relación con la mujer con la que me iba a casar, elegiría ese momento para embarcarme en una carrera como abusador infantil. Lo ilógico de ese escenario me pareció determinante.
Sin embargo, Mia insistió en que yo había abusado de Dylan y la llevó inmediatamente al doctor para que la examinara. Dylan le dijo al doctor que no había sido abusada. Luego Mia llevó a Dylan a tomar un helado, y cuando volvió la nena había cambiado la historia. La policía empezó la investigación; una posible acusación pesó en la balanza. Por propia voluntad tomé una prueba con un detector de mentiras y la pasé, claro, porque no tenía nada que esconder. Le pedí a Mia que tomara una y no quiso. La semana pasada, una mujer llamada Stacey Nelkin, con quien yo había salido hace muchos años, apareció ante la prensa para decir que cuando habíamos tenido nuestra batalla por la custodia hace 21 años, Mia había querido que ella testificara que era menor de edad cuando salía conmigo, a pesar del hecho de que esto fuera mentira. Stacey se negó. Incluyo esta anécdota para que todos sepamos con qué clase de carácter estamos lidiando. Uno puede imaginar al leer esto por qué no quería tomar la prueba con el detector de mentiras.
Mientras tanto, la policía de Connecticut pidió ayuda a una unidad de investigación especial que se creaba en este tipo de casos, la Clínica de Abuso Sexual Infantil del Hospital Yale-New Heaven. Este grupo de hombres y mujeres imparciales y experimentados a los cuales acudió el fiscal del distrito para buscar orientación así como para procesar, pasó meses haciendo una meticulosa investigación, entrevistando a todos los que estaban involucrados, y verificando cada evidencia.


Finalmente, ellos escribieron su conclusión, la cual cito aquí: "Nuestra opinión experta es que Dylan no fue abusada sexualmente por el señor Allen. Además, creemos que las declaraciones grabadas en cámara y las que dijo ante nosotros durante nuestra evaluación no se refieren a eventos que le hayan ocurrido el 4 de agosto de 1992. Al desarrollar nuestra opinión consideramos tres hipótesis para explicar las declaraciones de Dylan. Primero, que sus declaraciones eran ciertas y que el señor Allen abusó sexualmente de ella; segundo, que las declaraciones de Dylan no eran ciertas y fueron inventadas por una nena emocionalmente vulnerable que quedó en un disturbio familiar y que estaba respondiendo al estrés que había en la familia; y tercero, que Dylan fue instruida o influenciada por su madre, la señora Farrow. Mientras podemos concluir que Dylan no fue abusada sexualmente, no podemos definir si la segunda o la tercera formulación son ciertas. Creemos que lo más probable es que una combinación de estas últimas dos formulaciones expliquen de la mejor forma los alegatos de abuso sexual de Dylan".
¿Podría ser más claro? El señor Allen no abusó de Dylan; es más probable que una nena vulnerable de 7 años haya sido instruida por Mia Farrow. Esta conclusión desilusionó a cierta gente. El fiscal de distrito estaba impaciente por procesar un caso donde la figura fuera una celebridad, el juez de custodia, Elliot Wilk, escribió una opinión muy irresponsable diciendo al respecto del abuso sexual que "probablemente nunca sabremos lo que ocurrió".
Pero sí lo sabíamos porque había sido determinado y porque no había equivocación en el hecho de que no había tenido lugar un abuso. Wilk fue bastante duro conmigo y nunca aprobó mi relación con Soon-Yi, la hija adoptada de Mia, que estaba en sus veintes. Pensó en mí como un hombre mayor que se aprovechaba de una mujer mucho menor, lo cual encolerizó a Mia y le pareció inapropiado a pesar del hecho de que ella había salido con un hombre mucho mayor, Frank Sinatra, cuando tenía 19. Para ser justos con Wilk, el público sintió la misma consternación al respecto de Soon-Yi y yo, pero a pesar de lo que parecía, nuestros sentimientos eran auténticos y hemos estado felizmente casados por 16 años y tenemos dos chicas geniales, ambas adoptadas. (A propósito, hablando de circo mediático y falsas acusaciones, Soon-Yi y yo fuimos extra escudriñados tanto por la agencia de adopción como por el tribunal de adopción y todos apoyaron nuestras adopciones).
Mia obtuvo la custodia de los chicos y nos fuimos por caminos separados.
Yo tenía el corazón roto. Moses estaba enojado conmigo. Con respecto a Ronan, no sabía bien por qué, Mia nunca me dejó acercarme a él desde que nació. Adoraba a Dylan y ella era cercana a mí. Mia llamó a mi hermana en un ataque y le dijo: "Se llevó a mi hija, ahora me llevaré a la suya". Nunca la vi otra vez ni pude hablar con ella, sin importar cuánto lo intenté. Todavía la quería profundamente y sentía culpa de que el haberme enamorado de Soon-Yi la hubiera puesto en la posición de ser usada como un peón de venganza. Soon-Yi y yo hicimos incontables intentos para ver a Dylan pero Mia los bloqueó todos, sabiendo cuánto la queríamos pero totalmente indiferente al dolor y al daño que estaba causando en esa pequeña niña sólo para apaciguar su propio resentimiento.
Aquí cito a Moses Farrow, cuando tenía 14 años: "Mi madre me insistió para que odiara a mi padre por separar la familia y abusar de mi hermana".
Ahora Moses tiene 36 años y es terapeuta familiar de profesión: "Claro que Woody no abusó de mi hermana", dijo. "Ella lo amaba y tenía muchas ganas de verlo cuando él la visitaba. Ella nunca se escondió de él hasta que nuestra madre tuvo éxito en crear una atmósfera de odio y miedo hacia él". Dylan tenía 7, Ronan, 4, y ésta era, según Moses, la narrativa fija a seguir año a año.
Hago una pausa aquí para referirme rápidamente a la situación de Ronan. Él es hijo mío o, como sugiere Mia, el hijo de Frank Sinatra? Otorgo que se parece a Frank con los ojos azules y los rasgos faciales, pero si lo fuera, ¿qué nos dice esto? ¿Que durante todas las audiencias de custodia Mia mintió bajo juramento y falsamente presentó a Ronan como nuestro hijo? Incluso si no es el hijo de Frank, el hecho de que ella sostenga esa posibilidad, indica que estuvo unida íntimamente y en secreto con él durante los años que estuvimos juntos. Sin mencionar todo el dinero que pagué por manutención infantil. ¿Estaba manteniendo al hijo de Frank?. Otra vez, quiero llamar la atención sobre la integridad y honestidad de una persona que conduce su vida de esa forma.
Pasaron 21 años y Dylan aparece con las acusaciones que los expertos en Yale investigaron y encontraron falsas. Más algunas florituras creativas que parecen haber aparecido mágicamente durante nuestro distanciamiento de 21 años.

No es que dude que Dylan no haya llegado a creer que ha sido molestada, pero si desde los 7 años una madre fuerte le enseña a una niña vulnerable a odiar a su padre porque es un monstruo que la abusó, ¿es tan inconcebible pensar que, después de muchos años de este adoctrinamiento, la imagen que Mia quería establecer de mí haya echado raíces? ¿Acaso asombra que los expertos de Yale hayan elegido el adoctrinamiento maternal hace 21 años? Incluso el lugar donde el abuso supuestamente tomó lugar fue pésimamente elegido. Pero es interesante. Mia eligió el ático de nuestra casa en el campo, un lugar al que, debió haberse percatado, nunca habría ido porque es un pequeño, estrecho, cerrado lugar donde uno puede apenas pararse y yo soy un gran claustrofóbico. Las pocas veces que ella me pidió que entrara ahí para buscar algo, lo hice, pero rápidamente tenía que salir. Sin dudas, la idea del ático vino a su mente de la canción de Dory Previn, "With my daddy in the attic" ("Con mi padre en el ático"). Estaba en el mismo cd que la canción que Dory Previn había escrito sobre Mia traicionando su amistad al robar insidiosamente a su marido, André, "Beware of young girls" ("Cuidado con las chicas más jóvenes"). Uno debe preguntarse, ¿Dylan siquiera escribió la carta o fue, como mínimo, guiada por su madre?. ¿Acaso la carta realmente beneficia a Dylan o simplemente adelanta la agenda desgastada de la madre? Esto es para herirme con una difamación. Incluso hay un patético intento para lograr hacerme un daño profesional al incluir a estrellas del espectáculo, lo cual huele mucho más a Mia que a Dylan.
Después de todo, si hablar era realmente una necesidad para Dylan, ella ya había hablado meses atrás en Vanity Fair. Aquí cito a Moses Farrow otra vez: "Sabiendo que mi madre nos usaba seguido como peones, no puedo confiar en nada que haya sido dicho o escrito por nadie de la familia". Finalmente, ¿cree siquiera realmente la propia Mia que yo abusé de su hija? El sentido común debe preguntar: una madre que le enseñó a su hija de 7 años que fue abusada sexualmente (crimen bastante horrible), ¿da consentimiento para que un videoclip de ella sea usado para honrar al abusador en los Golden Globes?
Claro, no abusé de Dylan. La amaba y espero que algún día ella comprenda cómo fue engañada sobre su padre que la quiere y explotada por una madre más interesada en su propia furia que en el bienestar de su hija. Que te enseñen a odiar a tu padre y te hagan creer que abusó de vos ya causó un daño psicológico en esta hermosa y joven mujer y Soon-Yi y yo esperamos que algún día ella entienda quién la ha transformado realmente en una víctima y se reconecte con nosotros, como Moses lo ha hecho, en forma amorosa y productiva. Nadie quiere desalentar a las víctimas de abusos para que hablen sobre lo que les pasa, pero uno debe tener en mente que a veces hay gente que es falsamente acusada y que es algo también terriblemente destructivo.
* Este artículo será mi palabra final en todo este asunto y no voy a responder a ningún comentario sobre el tema. Suficientes personas han sido lastimadas."

Gerónimo Elortegui | febrero 7, 2014 en 10:00 pm | Categorías: Woody Allen Web | URL: http://wp.me/pUxtV-gJ