Datos personales

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de El Revisionista, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 25 de septiembre de 2012

Los films de Woody: "Un misterioso asesinato en Manhattan", risa segura.

Una de las mejores comedias del genial Woody Allen


Una de las películas clave de la filmografía de las últimas décadas del cineasta neoyorquino Woody Allen. 
 
 
 
Tras sus ligeras, pero divertidas comedias iniciales, Woody Allen se consagró definitivamente como cineasta a tener en cuenta, a finales de los 70, con "Manhattan"(1979) y "Annie Hall" (1977), que combinaban elementos humorísticos, con un fondo dramático y reflexivo, con el que su cine ganó en profundidad. Cuando parecía haber caído en una etapa de decadencia, Woody Allen inició una segunda edad de oro, a partir de "Maridos y esposas" (1992), y sobre todo de "Un misterioso asesinato en Manhattan" (1993), una de sus comedias más divertidas.

Cineasta cuyas películas combinan frescura con originalidad, lo cierto es que Woody Allen siempre ha reconocido su pasión por los clásicos del cine, que le hicieron soñar con convertirse algún día en cineasta, cuando era un niño que acudía a los cines neoyorquinos.

 

Homenajes a clásicos


Aunque suele hablar casi siempre de sus influencias europeas, y considera como sus más claras referencias a dos maestros del viejo continente, Ingmar Bergman y Federico Fellini, en "Un misterioso asesinato en Manhattan" rinde homenaje a varias películas estadounidenses. El argumento tiene numerosos puntos de conexión con "La ventana indiscreta", filmada en Hollywood por el británico Alfred Hitchcock.

En aquella obra maestra, L. B. Jeffries, un fotógrafo convaleciente que espiaba a sus vecinos por la ventana, sospechaba que uno de ellos había matado a su esposa. Decide investigar el asunto con ayuda de Lisa, su novia. En el film de Woody Allen, Carol Lipton involucra a su esposo, Larry, en la investigación del supuesto homicidio de una madura mujer, que según sus sospechas ha sido asesinada por su marido. En ambos films hay un anillo que se convierte en una pista decisiva.

 

La huella de Welles y Groucho



Es sencillo encontrar en este film de Allen homenajes a otros clásicos del cine estadounidense. La excelente secuencia del clímax final, una de las mejores del cine Allen, se desarrolla en un laberinto de espejos similar al del final de "La dama de Shanghai", que se encuentra en la parte trasera de un cine donde se proyecta este clásico de Orson Welles.

Por otro lado, está presente la huella del ingenioso Groucho Marx, en los impagables diálogos de Woody Allen, en plena forma en esta ocasión: "No puedo escuchar a Wagner durante mucho tiempo, me entran ganas de invadir Polonia".

Cambio de actriz protagonista

Llama la atención que mientras en la vida real su matrimonio con Mia Farrow acababa en el más absoluto de los desastres, al iniciar Allen una relación con Soon-Yi, hasta entonces su hija adoptiva, en la película el cineasta se muestra más esperanzador que de costumbre.

Sus protagonistas, casados durante largo tiempo, atraviesan una situación de hastío que logran superar cuando acometen una empresa en común: una investigación criminal. Paradójicamente, el cineasta parece expresar su deseo de que las cosas hubieran salido mejor en la vida real.

Woody Allen escribió el papel de Carol Lipton para Mia Farrow cuando todavía no se había separado de ella. Por eso, inicialmente iba a ser una mujer tranquila y sosegada como las que la actriz solía interpretar, y como James Stewart, en "La ventana indiscreta".

 

 

Secuencias hilarantes


Tras la ruptura, Allen recurrió a su antigua compañera sentimental y musa Diane Keaton, con quien no trabajaba desde "Manhattan", de 1979, aunque la actriz hizo un cameo como cantante en "Días de radio" Para ella, tuvo que cambiar el personaje, que se convirtió en una mujer dinámica e hiperactiva como la propia Keaton. Allen también recurrió curiosamente a Marshall Brickman, coautor de "Manhattan" y "Annie Hall", para que le ayudara en la escritura del guión.

A pesar de secuencias hilarantes, como la conversación telefónica del asesino con grabaciones telefónicas, en Estados Unidos el film no tuvo un éxito particularmente grande. Esto se explica en gran medida por la mentalidad anglosajona, según la cual alguien como Woody Allen, que se había comportado de forma inmoral, nunca será capaz de hacer una obra de arte, como los políticos infieles a sus esposas pierden toda su credibilidad ante la opinión pública. En Europa, nos parece evidente que aunque la conducta privada de Woody es bastante discutible, su película es una auténtica joya.



Ficha técnica

Título: Misterioso asesinato en Manhattan
Título original: Manhattan murder mystery

Dirección: Woody Allen

País: Estados Unidos
Año: 1993
Duración: 104 min.
Género: Criminal, Comedia, Intriga
Calificación: Apta para todos los públicos

Reparto: Woody Allen, Diane Keaton, Jerry Adler, Lynn Cohen, Ron Rifkin, Joy Behar, William Addy, John Doumanian, Sylvia Kauders, Ira Wheeler, Alan Alda, Anjelica Huston, Melanie Norris, Marge Redmond, Zach Braff, George Mason, Linda Taylor, Aida Turturro, John Costelloe, Frank Pellegrino, Philip Levy, Wendell Pierce, Steven Randazzo, Yanni Sfinias, Gloria Irizarry, Ruth Last, Suzanne Raffaelli, Al Cerullo

Distribuidora: Columbia TriStar Films de España
Productora: TriStar Pictures
Presupuesto: 13.500.000,00 $
Agradecimientos: Charles Chaisson
Casting: Aleen Keshishian, Judie Fixler Juliet Taylor Laura Rosenthal, Todd M. Thaler
Coproducción: Helen Robin, Joseph Hartwick
Departamento artístico: Cosmo Sorice, Dave Weinman, Frank Didio, Glenn Lloyd, James Mazzola, James Sorice, Peter Rogness, Ron Petagna, Vincent Guarriello, Wayne Moss
Departamento de transportes: Peter Tavis
Departamento editorial: Kent Blocher, William Kruzykowski
Dirección: Woody Allen
Dirección artística: Speed Hopkins
Diseño de producción: Santo Loquasto
Fotografía: Carlo Di Palma
Guión: Marshall Brickman, Woody Allen
Maquillaje: Fern Buchner, Romaine Greene
Montaje: Susan E. Morse
Producción asociada: Thomas A. Reilly
Producción ejecutiva: Charles H. Joffe, Jack Rollins
Sonido: Dan Korintus, Frank Graziadei, James Sabat, Kristen M. Johnson, Lee Dichter, Louis Sabat, Robert Hein
Vestuario: Bill Christians Jeffrey Kurland Michael Adkins, Patricia Eiben, Suzanne McCabe, Virginia D. Patton


Fuentes: Portal Cine by Suite 101, http://suite101.net/article/misterioso-asesinato-en-manhattan-risa-segura-a8902
Portal Estamos rodando, http://cine.estamosrodando.com/filmoteca/misterioso-asesinato-en-manhattan/ficha-tecnica-ampliada/



domingo, 23 de septiembre de 2012

Los actores de Woody: Anthony Quayle.




 
(John Anthony Quayle; Ainsdale, Sefton, 1913 - Londres, 1989) Actor británico. Estudió en la Royal Academy of Dramatic Arts de Londres, la prestigiosa RADA. Su precocidad y sus facultades para la interpretación le convirtieron en uno de los alumnos aventajados del fundador y profesor Sir Herbert Beerbohm Tree. Debutó en el teatro con apenas dieciocho años y en 1932 se unió al Old Vic Theatre, especializado en repertorio shakesperiano.

En 1934 se casó con su primera esposa, la actriz Hermione Hannen. Debutó en Broadway en 1936 y durante años su carrera se desarrolló a ambos lados del Atlántico. Entre sus mayores éxitos en los escenarios americanos destacaron Galileo de Bertolt Brecht y La huella de Anthony Shaffer. Su primera aparición en el cine fue en un pequeño papel no acreditado en Pigmalión (1938), de Anthony Asquith y Leslie Howard.
 



Como Coronel Brighton en Laurence de Arabia (1962)

 La Segunda Guerra Mundial interrumpió su carrera como actor. Durante su servicio de seis años en la Royal Artillery escribió dos novelas de tema bélico, Eight hous from England y On such a night. Finalizada la guerra y después de licenciarse con el rango de mayor, comenzó de nuevo a interpretar y dirigir sobre los escenarios. En 1947 contrajo matrimonio con su segunda esposa, la actriz Dorothy Hyson. Entre 1948 y 1956 dirigió la Shakespeare Memorial Theatre Company en Stratford-Upon-Avon.

Su primer papel importante en la pantalla grande fue el Marcellus del Hamlet (1948), dirigido por Laurence Olivier. Su apretada agenda teatral redujo sus apariciones en el cine a papeles generalmente secundarios, destacando su presencia en películas de acción que explotan su físico fuerte y autoritario. Entre estas destacan Los cañones de Navarone (1961), de J. Lee Thompson, y, sobre todo, Lawrence de Arabia (1962), de David Lean, en la que interpretó uno de sus grandes papeles en el cine, el del coronel Harry Brighton.



Los cañones de Navarone (1961)

Fue nominado al Oscar de la Academia por su interpretación del cardenal Wolsey en la adaptación de la obra de Maxwell Anderson Ana de los mil días (1969), dirigida por Charles Jarrott, en la que Richard Burton y Genevieve Bujold interpretaron a Enrique VIII de Inglaterra y Ana Bolena.

Entre las apariciones más destacadas de Quayle en televisión se encuentró la miniserie QB VII basada en el popular best-seller de Leon Uris. Fue nombrado caballero del Imperio Británico en 1985. En los últimos años de su carrera se retiró casi por completo del cine para dedicarse al teatro y a la redacción de su autobiografía, A time to speak, publicada de forma póstuma tras su muerte en 1989 víctima del cáncer.


Filmografía



Moscow Nights (1935)
Pygmalion (1938)
Hamlet (1948)
Saraband for Dead Lovers (1948)
Oh... Rosalinda!! (1955)
La batalla del Rio de la Plata (1956)
The Wrong Man (1956)
Woman in a Dressing Gown (1957)
No Time for Tears (1957)
The Man Who Wouldn't Talk (1958)
Ice Cold in Alex (1958)
Serious Charge (1959)
Las grande aventuras de Tarzan  (1959)
The Challenge (1960)
Los cañones de Navarone (1961)
H.M.S. Defiant (1962)
Lawrence de Arabia (1962)
The Fall of the Roman Empire (1964)
Operation Crossbow (1965)
East of Sudan (1964)
A Study in Terror (1965)
The Poppy Is Also a Flower (1966)
Incompreso (1966)
Island Unknown (1969)
Mackenna's Gold (1969)
Before Winter Comes (1969)
Anne of the Thousand Days (1969)
Todo lo que Ud quiso saber sobre el sexo, pero temia preguntar (1972)
Bequest to the Nation (1973)
La leyenda del Tamarindo (1974)
Moses the Lawgiver (1974)
The Eagle Has Landed (1976)
Holocaust 2000 (1977)
Murder by Decree (1979)
La leggenda del santo bevitore (1988)
Buster (1988)
Magdalene (1989)
King of the Wind (1989)
The Thief and the Cobbler (1993)



Fuente: Portal Biografias y vidas, www.biografiasyvidas.com/biografia/q/quayle.htm

martes, 11 de septiembre de 2012

Woody Allen, el director.


  • Por  Humberto Carlos Rivera Lopez
Woody Allen - Obtenida de IMDb
Woody Allen - Obtenida de IMDb
Conoce cómo Woody Allen alcanzó el éxito y reconocimiento a través del extraño humor y simplicidad de sus filmes.
Woody Allen supo sobresalir en varias facetas como actor, compositor, director, escritor y productor. Es de suponer que todas estas distintas actividades se enriquecían una a la otra y le ayudaron a desempeñar la faceta que abarcaremos a continuación: su faceta de director.

El humor en las películas de Woody Allen


Sin duda uno de los aspectos más importantes a lo largo de la obra cinematográfica de Woody Allen ha sido la manera en que refleja su humor, un humor que definitivamente se encuentra influenciado por su niñez y por el ambiente en el que creció.

Allen nació en una familia judía, por lo que no es de sorprender que este director acuda a un recurso con el que se desarrolló: el humor judío.

Sobre este humor, que no sólo rodea sus películas sino también sus obras literarias, el autor Gustavo Arsntein en su artículo Woody Allen: El humor inteligente y risueño publicado en el periódico el Nacional en el año 2006, nos dice que Allen, como suele suceder con todo gran humorista, lo último que pretende es hacer reír a los demás, ese es sólo un resultado involuntario, el cual hoy lo caracteriza.

La gracia inconfundible que emana de sus palabras es el resultado de sus más íntimos pensamientos con los que él construye sus expresiones verbales. Así pues no es de sorprender que la forma de trabajar y de plasmar la vida en la pantalla grande ha servido de inspiración e influencia para muchos directores contemporáneos.


Reconocimientos y premios


Las distintas obras que Woody Allen ha realizado en el mundo de la cinematografía lo han llevado a conseguir una interminable lista de premios y reconocimientos, no sólo en su lugar de nacimiento sino alrededor del mundo.
Algunos premios que se pueden mencionar son:

1986 Óscar al mejor guión original “Hannah y sus hermanas”
1977 Óscar al mejor director “Annie Hall
1977 Óscar al mejor guión original “Annie Hall”
1985 Globo de Oro al mejor guión “La rosa púrpura de El Cairo.

Allen y su cine independiente

Un aspecto que vale la pena resaltar sobre la obra cinematográfica de Woody Allen, es que su cine es un cine independiente. Allen no se preocupa por cumplir con las órdenes de otros o cumplir con una determinada ganancia. En este sentido las películas de Allen tienen un valor agregado, ya que, él sólo presta atención en plasmar sus ideas y su humor bajo su forma particular de pensar, con lo cual uno puede o no estar de acuerdo.

En su cine independiente realmente no importa si el resultado es un producto comercial o no vende en lo absoluto, lo importante para Woody Allen es ser coherente con él mismo y con su forma de pensar y de ver la vida, por lo que podemos estar seguros que las películas de Woody Allen son genuinas y nada pretenciosas.

Así pues, Allen es un director quien sólo muestra en sus obras cinematográficas la realidad que él observa, tal cual, lo que él piensa, sin preocuparse si el resultado vende muchos o pocos boletos en el cine. Es un cine sin trampas llamativas como aquellos que buscan atraer mayores audiencias.


Riesgos y sacrificios en su obra cinematográfica


Todos los elementos que caracterizan a las películas de Woody Allen: su humor, su forma de ver la vida, de ver la sociedad, de ver al mundo, y el que sea un cine independiente; ha llevado a Allen a tomar riesgos que otros directores no tomarían. Al realizar una película no se enfoca en lo que podría ganar sino en lo que quiere transmitir.

Como director, Woody Allen ha sabido experimentar en sus películas distintas situaciones fuera de lo común, no se limita a seguir con el típico canon que otros directores presentan. Así podemos apreciar como juega con el surrealismo en algunas de sus películas y va de situaciones que pueden resultar de lo más tonto hasta lo más profundo.

Otro aspecto que cabe resaltar en las películas de Woody Allen, es su forma barata de hacer cine y obtener un buen producto de calidad. La simplicidad y practicidad forman parte clave en toda su obra cinematográfica. Allen nos enseña que no son necesarios los grandes efectos especiales o grandes presupuestos para realizar un buen producto cinematográfico de trascendencia artística.

La forma de trabajar de Woody Allen ha servido de referencia y de inspiración para muchos cineastas, ya que se puede apreciar cómo varias de las fórmulas aplicadas por él, son cada vez más reconocidas e imitadas. Sin duda la obra cinematográfica de este director es un ejemplo de simplicidad y lealtad a sí mismo y he de ahí que cobra un valor muy importante en la historia del cine.