Datos personales

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de El Revisionista, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

sábado, 15 de junio de 2013

Woody y la risa número 10.

Risas, risas, muchas risas.




Extraído de Woody Allen, un libro de humor, número 1, Editorial Nueva Imagen, Mexico 1980.


martes, 4 de junio de 2013

Tributo a Diane Keaton.




Film Society of Lincoln Center

Woody presentó a la genial Diane con estas palabras: “En todos los filmes que he hecho con Keaton, siempre he escrito todas las bromas y las partes buenas para mí… Pero cuándo la película está lista ella es la graciosa, ella recibe todos los elogios. Entonces, ustedes saben, es para ponerse furioso…”

Al evento asistieron Candice Bergen, Steve Martin, Meryl Streep, Sarah Jessica Parker, Lisa Kudrow, Martin Short y Nancy Meyers entre otros.




Allen también dijo a la audiencia que trató de que Keaton no fuera honrada tan públicamente: “¿Para qué quieres ser honrada?” El público presente estalló en risas. “Realmente no sé que más decir de ella, excepto que es puntual, nada complicada y tiene una hermosa escritura a mano. Ah sí, ella es una de las dos o tres más grandes comediantes que el mundo haya visto.”

Diane estuvo muy bien vestida con una larga falda negra y una blusa blanca y su rubor la hacía ver aún más bella. Dijo que su hijo de seis años le había dicho: “Realmente me gusta como tienes el pelo, mamá. Pero yo le digo eso a todas las chicas.”

Cuando le tocó el turno a la homenajeada improvisó una pequeña parte de “Seems like old times”, que interpretó en Annie Hall y se le escaparon unas lágrimas. “La parte maravillosa de actuar en el cine es que no lo tengo que hacer frente a una audiencia. -expresó luego- Lo puedo hacer en secreto con una pequeña familia llamada equipo. En nuestro mundo un logro es transformar un momento en el tiempo con la esperanza de que viva en el corazón y la mente de la gente. Eso es grandioso, ¿pero acaso no es parte de lo que es la actuación?”.

“Yo aún me siento como la pequeña Diane que quería ser una estrella de cine. Todavía soy esa niña de cara triste, toda tiesa y con lágrimas que corre del escenario para revivir el miedo de actuar, una y otra vez. Creo que la razón por la que lo sigo haciendo es que algunas veces después del miedo alcanzas un bello escenario… Descubres un momento que sientes vivirá por siempre.”

11 de abril de 2007