Datos personales

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de El Revisionista, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Dos sobre Woody.


¿Por qué dejar de financiar películas a Woody Allen?


Si lo que quería el autor del articulo de "The Guardian" atacando a Woody Allen, a la calidad de sus películas, y a las vacacionespagadas, según él, que esta logrando por aquellos que se atreven a producirle sus proyectos, era crear revuelo, lo ha logrado. Y locierto es que él articulo es un ataque desmedido contra el cine de las ultimas películas de Woody Allen.

A raíz del mismo, mucho sé esta comentando sobre la calidad de las últimas obras del neoyorquino, en especial, empieza a cobrar fuerza la idea que no hace una gran película desde ‘Disparos sobre Broadway’, y que desde 1994, año en la que estreno esta película, no ha hecho nada que realmente merezca la pena en su filmografía. ¿Y que pasara cuando Woody Allen desaparezca y nos acordemos y echemos de menos la cita anual con su cine y su talento?

Resulta que Woody Allen tiene a sus espaldas películas magistrales, y por lo visto, ese ahora mismo es su problema. No rodar desde 1994 una obra maestra como ‘Disparos sobre Broadway’. Discrepo por completo de esta opinión, porque considero a ‘Match point’ una grandisima película, cercana a la calidad de la citada, por hablar de una mas reciente, no las dos ultimas, y sobre la que The Guardian, por cierto, descarga su ira.

Comparar su cine con el de Mike Leigh me parece fuera de lugar, simplemente porque entiendo que son dos cineastas distintos, con unas formas propias de entender lo que es el cine y las historias
que quieren contar. Pero de ahí a pensar que Woody Allen poco más o menos habría que retirarlo o mandarle de expedición a otros países europeos, mejor de la zona del Mediterráneo, para que sigan financiando sus proyectos, es tratar de demostrar que el cine que sé realiza actualmente es mejor de lo que es en realidad. Curiosamente cualquier obra menor o mala de Woody Allen aporta mas que muchos de los estrenos que nos vemos obligados a tragar a lo largo del año, y que en muchas ocasiones son los seguidores de Allen los que sé quejan de su indefensión. Que sus películas sean menos vistas que otras, no quieren indicar nada sobre su calidad, porque el cine es un arte que no se mide por el dinero de taquilla, como atestiguan los Oscars o los Bafta, por citar dos premios conocidos por todo él mundo. Que yo sepa Allen no ha hecho nunca cine comercial.
Si castigar de esa manera a Woody Allen por no rodar películas tan buenas como sus obras magistrales, es decirle poco mas o menos que se jubile, es proponer a voz en grito que sus seguidores debamos olvidar nuestra dosis anual de sus neuras. Existen tradiciones y tradiciones, y seguramente el neoyorquino tiene en su cabeza aun muchas buenas historias que contarnos.

Y este atropello me recuerda al que le realizaron a Billy Wilder, que se vio obligado a jubilarse teniendo aun en su cabeza muchisimas buenas historias que contar, pero que nadie quería financiar. Dejemos a los genios que sé
retiren cuando les dé la real gana. Cuando luego no estén les echaremos de menos, y entonces, ¿de qué nos quejaremos? Pues que ya no se hacen películas como las que hace Woody Allen.



Woody Allen y la historia de sus famosos títulos de crédito

Mucho se habla de los títulos de crédito de las películas de Alfred Hitchcock, en especial de aquellos realizados por el gran Saúl Bass con la banda sonora de Bernard Herrman, que en el fondo no dejaban de ser pequeñas películas. O recordando, también me viene a la cabeza los títulos de crédito de las películas de James Bond. Dicho esto, otro cineasta al que es fácil reconocer sus películas por sus títulos de crédito es Woody Allen. Cada vez que vemos en pantalla unas letras blancas sobre fondo negro y música de jazz sonando de fondo, sabemos que estamos ante una de sus películas. ¿Realiza estos desde sus primeras obras?¿Emplea la misma tipografía de letra? La respuesta esta en una muy curiosa historia.

Fue a partir de ‘Annie Hall’, y con la excepción de ‘Interiores’,que Woody Allen empezó a emplear ese tipo de títulos de crédito.
Para ello el tipo de fuente que usa es EF Windsor Elongated a expensas de lo que le comenta en una cena él tipógrafo Ed Benguiat, y esa es la historia a contar.
Resulta que Woody Allen, si vemos los títulos de crédito de sus primeras películas, el cambio, en esencia, apenas existe, iban a desayunar siempre al mismo restaurante de New Jersey, igual que hacia Ed Benguiat, se conocían y buen día empezaron a charlar sobre a lo que se dedicaba el tipógrafo, de ahí surgía la pregunta de Woody Allen, consultándole que tipo de fuente de letra era la que más le gustaba. Benguiat le respondía que la Windsor, e incluso le insistía en que debería utilizarla en todas sus películas.

Por lo que se ve, esta ya famosa conversación debió tener lugar entre 1975 y 1977, porque, como comentaba antes, fue en "Annie Hall" la primera película en la que empleo esta fuente para sus títulos de crédito. A partir de ahí, y con la excepción reseñada, él cineasta hizo caso al tipógrafo y utilizo la fuente Windsor como marca para reconocer sus películas. Esa es la historia que hay, y que en Kit Blog cuentan fantásticamente con todo lujo de detalles, poniendo ejemplos de todo esto que os acabamos de contar, con los títulos de crédito de todas las películas de Woody.

Fuentes: El País, The Guardian, Blog de cine